esoterico.org.

esoterico.org.

Cómo preparar un altar para realizar rituales vudú

Cómo preparar un altar para realizar rituales vudú

Introducción

El vudú es una práctica espiritual que se originó en África Occidental, pero que ha evolucionado y se ha extendido a muchas partes del mundo. El ritual vudú es una forma de comunicarse con los dioses y los espíritus a través de ofrendas, ceremonias y rituales. Uno de los elementos básicos de la práctica del vudú es la preparación de un altar, que se utiliza para venerar a los dioses y los espíritus, y para realizar rituales específicos.

Creando un espacio para el altar

Antes de preparar el altar en sí, es importante seleccionar un espacio adecuado para ubicarlo. El espacio debe estar protegido de la luz solar directa y de la humedad, ya que los elementos del altar, en su mayoría, son objetos delicados, y pueden pasar de ser inútiles a inservibles en poco tiempo si se exponen a las condiciones externas. También debes asegurarte de que esté lejos del alcance de las mascotas y los niños.

Elementos básicos del altar

Los elementos básicos que deberás conseguir para construir un altar eficaz son simples y generalmente se pueden encontrar en cualquier tienda esotérica. Es importante que cada elemento que se coloque en el altar represente algo específico que se relacione con el dios o espíritu que se desea honrar o evocar. Los elementos necesarios incluirán una estatuilla o una figura que represente al dios o espíritu que se quiere invocar, así como una vela que será utilizada para iluminar el altar y realizar peticiones. También se debe utilizar un recipiente o copa que se llenará con agua para rendir homenaje a los antepasados. Además, no puede faltar un tambor o un objeto que produzca sonido como una campanilla, un cencerro o maracas, para ahuyentar las malas energías y llamar la atención de los espíritus. Por último, se deben incluir elementos que sean materiales del mismo espacio como piedras, plantas y flores, o tierra.

Colocación de los elementos en el altar

Una vez que has reunido todos los elementos básicos, es hora de colocarlos en el altar. La estatuilla o figura que representa al dios o espíritu debe ser ubicada en el centro del altar, sostenida por una base. La vela debe ser colocada a su derecha, mientras que el agua puede estar a su izquierda. El objeto que produce sonido se coloca detrás de la estatuilla, junto con los elementos que sean materiales, formando una especie de elipse que rodea al dios o espíritu. Es importante que durante todo el proceso de ubicación, se esté pensando en las características de la deidad que se está adorando, porque cada objeto ubicado, es un reflejo de sus características y lo que representa.

Personalización del altar

Otro aspecto importante al preparar un altar para rituales de vudú es personalizarlo, es decir, añadir objetos que de manera específica representen al creyente y su conexión con el dios o espíritu evocado. Es común añadir fotos de familiares fallecidos o seres queridos que ya no están con nosotros, y que queremos pedir su protección e intervención en nuestras vidas. También se pueden incluir amuletos y objetos personales que tengan una conexión especial con el creyente. Lo importante es que todo lo que se añada al altar tenga un significado especial para el individuo que lo prepara.

Cómo usar el altar

Después de preparar el altar de vudú, es momento de usarlo. Es importante recordar que no se debe permitir que nadie más toque los objetos del altar, al menos que se tenga la seguridad de que su intención es noble. Al utilizar el altar, se deben encender las velas y comenzar a entonar cantos y plegarias específicas para el dios o espíritu que se está evocando. Los objetos que producen sonidos también se deben utilizar para aumentar la reverencia y la concentración de la persona que está rindiendo homenaje. Es importante que el conocimiento de los símbolos utilizados en el vudú sea profundo, porque cuando se representa a una deidad de esta manera, se debe seguir estrictamente los ritos correspondientes al mismo. Al finalizar el ritual, las velas se apagan, los objetos se retiran del altar, y se limpia y mantiene todo en orden para la siguiente ocasión.

Conclusión

La preparación de un altar de vudú es una práctica que puede ser muy personal y significativa. Al construirlo, se asienta no solo una conexión espiritual con los dioses y los espíritus, sino también una conexión con uno mismo y con el pasado. Al mismo tiempo, se está creando un espacio que es sagrado y que nos permite entrar en un estado de trance y concentración óptimos para la comunicación con las entidades místicas. La práctica del vudú se lleva a cabo de diversas formas, y aunque la preparación de un altar es uno de los aspectos más importantes, la intención con la que se realiza y la fe que se ponga en él, son los elementos fundamentales para sacar el máximo provecho de él. Por lo tanto, es importante hacerlo con tranquilidad, con convicción y entendiendo que el movimiento y la vida son solo una pequeña parte de la verdad universal.